El seguro de mi Gran Hermano

Por Viernes, mayo 8, 2015 0 Permalink 0

Creo que debo ser de los pocos españoles que jamás ha visto el programa de televisión Gran Hermano. Llevo desde 1992 sin receptor en casa, así que ni éste ni muchos otros programas probablemente muy interesantes han entrado en mi pequeño cerebro.

Pero sé de qué va… Y también he leído a Orwell. Seguramente por eso me ha preocupado mucho leer cómo será nuestro futuro asegurado. Me refiero no a nuestro afán por un futuro lozano y garantizado de rentas, sino a esas otras garantías en letra menuda que aparecen en las pólizas de seguros y que todos firmaremos… naturalmente sin leerlas.

Y es que parece que el Gran Hermano pronto estará en nuestros vehículos. A través del GPS las compañías de seguros podrán “monitorizar” el estilo de conducción de las personas, rastrear nuestros hábitos.

Nos dirán entonces que los productos de seguros serán cada vez más personalizados, más sofisticados y “más justos” porque el precio dependerá en gran medida del comportamiento del conductor y del uso del vehículo. Nos dirán además que “vamos hacia una sociedad más justa”, aunque yo creo que la justicia no es precisamente universal en el mundo del seguro, pues si eres joven ya ahora pagas más que si eres maduro, y si tienes un coche rojo y eres adolescente, no digamos…

En el futuro según nuestro código postal, nuestro barrio, si hay más ladronicio donde vivimos o trabajamos… pagaremos acaso más cuota porque el riesgo a cubrir será también más frecuente.

El Gran Hermano irá obviamente más lejos. Como todo estará más interconectado y los vehículos serán cada vez más artefactos tecnológicos, la compañía aseguradora podrá saber si un conductor al que han prescrito por ejemplo antibióticos, los está tomando o no. Si los está tomando, un efecto secundario que se aconseja es no conducir. Si conduce… la compañía de seguros lo sabrá y podrá tomar sus medidas, por ejemplo, subir la póliza por conducción temeraria.

La “interconexión permanente” podrá también informar de qué páginas visita el conductor en internet. Si le gusta el riesgo, el alcohol, las drogas, vivir la noche de manera desenfrenada… seguramente también pagará más.

Pero no sólo el Gran Hermano viajará con nosotros. También estará en nuestro hogar. Sabrá vía internet cuándo abres y cierras la nevera, a qué hora entras y sales de casa, qué muebles compras… Los pólizas de hogar y responsabilidad civil se verán pronto afectadas según las costumbres domésticas de cada cual. Si uno compra muchas cajas de cerveza o whisky… la póliza del seguro lo sabrá.

Lo mismo si uno gasta mucha agua caliente en la bañera o para regar su terraza o jardín. Porque quizá está perjudicando el cambio climático, por lo que seguramente que crearán -¿existen ya?- pólizas de hogar en defensa de la sostenibilidad ante consumidores “insensibles que gastan demasiada energía” independientemente de la factura de agua o de energía que paguen.

Y como nunca será bastante, ese tercer ojo del Gran Hermano también conseguirá pronto que seamos daltónicos. Así que cualquier día de estos vemos todos el mundo de color de rosa y él, con absoluta seguridad, se pondrá muy contento.

No hay comentarios.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *